viernes, 1 de diciembre de 2017

Estofado de carne en Crockpot

Desde que este verano me prestaron una CrockPot, llevo dándole vueltas a comprarme una y claro, la avalancha de ofertas de noviembre han sido irresistibles.


Las posibilidades son mil y el cocinar con lentitud saca unos sabores que recuerdan mucho al chup chup de antaño.

Hoy os traigo un estofado de carne carne clásico, pero que al hacerlo a baja temperatura potencia los sabores de manera increíble

INGREDIENTES

500gr. de carne en trozos
1 chalota.
1 cebolla.
1 ajo.
3 zanahorias.
1/2 vaso de vino.
1 lata pequeña de guisantes.
1 hoja de laurel.
Sal.
Pimienta negra.
Tomillo.
Harina.
AOVE 
Caldo de carne

ELABORACIÓN

Sal pimentamos la carne, la enharinamos muy superficialmente y la marcamos en una sartén con un poco de aceite y retiramos. En ese mismo aceite pochamos la chalota, la cebolla y el ajo cortados en brunoise.

Cuando empiece a transparentar añadimos el vino, yo use tinto, pero podemos usar blanco, a gusto de cada uno, y dejamos que reduzca, añadimos las zanahorias, el laurel y el tomillo (que es opcional) y lo volcamos todo en la Crock Pot, junto con 1 vaso de caldo de carne.

Ponemos nuestra olla de cocción lenta a baja durante unas 3 horas. El tiempo depende mucho del tipo de carne que uses y del grosos de los trozos. Te recomiendo que a partir de las 2 hs o 2hs y media mires de vez en cuando como va la carne, con un tenedor se tiene que romper la carne solo con tocarla.


Si usas guisantes de lata añadelos al final d la cocción, si estamos en época de frescos puedes añadirlos a la mitad del tiempo de cocción, si haces esto con los de bote se deshacen por completo y queda como un puré.

Fríe unas patatas y a disfrutar.



"Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya echan brotes, al verlos, sabéis que el verano está ya cerca" Lucas 21, 29

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Mantecados El Escorial

Hoy os traigo una receta de uno de los blog que sigo desde el principio y de los que más me gustan Mil Ideas Mil Proyectos, si no lo conocéis, cosa difícil, no dejéis de pasaros.


So fía en su receta no cuenta que es un dulce típico de Navidad de esta localidad de la sierra de Madrid, llena de historia de España. Los puedes encontrar también como mantecados del Rey.

Soy muy fáciles de preparar, yo los elabore con la ayuda de mi hijo Pablo de 5 años y el resultado ha sido espectacular, con las cantidades de la receta salen 12 y no llegaron al desayuno del día siguiente.

Respecto a la receta original yo he cambiado el licor, le he puesto anís, pero en la receta original pone brandy o aguardiente, elegir lo que más os guste o como vais a repetir seguro probar a ver cual os gusta más.

INGREDIENTES

250 g. de harina
2 huevos
1 copa de anís
200 g. de manteca de cerdo
150 g. de azúcar
1 cucharada de levadura química en polvo
Una cucharadita de canela en polvo
Ralladura de limón
Azúcar glass
Sal

ELABORACIÓN 

La única preparación previa necesaria es sacar la manteca de la nevera un rato antes, como cuando queremos mantequilla en pomada, para que se atempere y se haga más manejable.


Batimos la manteca con el azúcar y la ralladura de limón, hasta que consigamos una crema manejable. Añadimos las yemas una a una, la copa de anís o del licor elegido, y por último la canela.

Una vez todo bien integrado, añadiremos la harina y la levadura y mezclamos muy bien. Montamos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal y las integramos con la mezcla anterior con movimientos envolventes.

Ya solo nos queda rellenar nuestros moldes hasta poco más de a mitad y al horno precalentado previamente a 200ºC. En unos 25 minutos estarán listos.

Si os da tiempo a que se enfríen, espolvoreamos azúcar glass y a disfrutar.




miércoles, 15 de noviembre de 2017

Tarta Frola

La tarta frola es un dulce tradicional, muy apreciado en Argentina, donde lo combinan con el mate o te en las meriendas. Su origen parece que esta en un monasterio de Nápoles, de donde se extendió a España y los inmigrantes italianos la llevaron a Sudamérica.



La tarta frola más tradicional es con membrillo, pero la pasta la podemos usar para otros rellenos, ya compartiremos más recetas.

En cuanto al membrillo, yo lo preparo todos los años por estas épocas y hago una tanda "dura" y otra menos espesa para usarlo en rellenos, Os dejo mi receta de membrillo pinchando aqui 

Si lo que tenéis es un dulce de membrillo habitual podéis aligerarlo añadiéndole un poco de agua caliente y si queréis darle un toque con algún vino dulce o licor.

INGREDIENTES

400 gr de harina
10 gr de levadura.
1/2 cucharadita de esencia de vainilla.
Ralladura de limón.
180 gr de azúcar
2 huevos
200 gr de mantequilla en pomada.
un pellizco de sal.
Membrillo

ELABORACIÓN

Lo primero es acordarnos de sacar la mantequilla de la nevera un rato antes para que cuando tengamos que usarla la tengamos bien blandita (pomada). Le añadimos el azúcar y batimos hasta que blanque, añadimos la vainilla, la ralladura del limón y los huevos uno a uno hasta que estén bien integrados.

Tamizamos la harina con la sal y la levadura, hacemos un montículo con un hueco en medio donde pondremos la mezcla de la mantequilla y aqui viene el único paso delicado de la receta. Tenemos que intentar intentar integrar todo sin meter las manos, para que no transmitan calor, nos podemos ayudar de dos espátulas de silicona o dos cucharas y con un poco de paciencia, envolviendo poco a poco en unos minutos tendremos todo integrado.


Envolvemos la masa en papel film y la dejamos reposar en la nevera hasta que se ponga dura. Ya solo queda sacarla, extender 2/3 de la masa dejándola on 1/2 cm de grosor, la ponemos en un molde, circular o rectangular lo que mejor os venga. Rellenamos con el membrillo, podéis poner más o menos cantidad, yo suelo poner una capa finita porque si no me quita mucho sabor de la masa que me encanta, pero va en gustos.


Con el resto de la masa decoramos la superficie, la que yo os pongo es la más típica, pero imaginación al poder. Precalentamos el horno a 180 y en 40 minutos lista, a disfrutar


 «Levántate y vete; tu fe te ha salvado» Lucas 17, 19

martes, 7 de noviembre de 2017

Brownie de chocolate y calabaza

Como uno tiene todo por aprender, hace unos días estuve en un curso de cocina oriental en la escuela de cocina Telva y allí descubrí a Eva Hung, un grandioso descubrimiento, divertida, superdidactica y una gran cocinera. Esta receta no es del curso si no de su Facebook.


La combinación chocolate calabaza esta riquísima, todo un descubrimiento, en casa no da tiempo casi ni a que se temple.

He probado con la calabaza asada y cocida y va en gustos a mi me da la impresión de que asada le da más sabor a calabaza y cocida queda un poco más neutra.

Otro cambio que yo hago es le fruto seco. La receta original va con nueces, lo habitual en los brownie, pero yo suelo cambiarlo por almendras o pistachos, ya que las nueces no me gustan demasiado.

INGREDIENTES

Masa de calabaza

- 90 g de queso crema (Philadelfia o requesón)
- 1 cucharada de mantequilla
- 95 g de azúcar
- 1 huevo
- 180 g de calabaza cocida o asada
- 1 cuchara de postre de extracto de vainilla
- 1/2 cuchara de postre de canela molida
- 4 cucharadas de harina

Masa de chocolate

- 160 g de harina de repostería
- 3/4 cuchara de postre de levadura química
- 1/2 cucharada de postre de sal
- 170 g de chocolate negro
- 170 g de mantequilla
- 300 g de azúcar
- 4 huevos
- Dos cucharadas de postre de extracto de vainilla
- Un buen puñado de nueces(almendras, pistachos,...)

ELABORACIÓN

Lo primero es cocer o asar la calabaza. Si la cueces simplemente en agua y en 15 minutos está blandita. En el horno a 200º en 15-20 minutillos la tendremos lista. Si la cocéis acordaros de escurrirla bien.

Trituramos la calabaza fría, como mínima templada con el huevo .

Batimos el queso crema, la cucharada de mantequilla, que debe estar en pomada, y el azúcar y lo mezclamos con la calabaza y el huevo. 

Añadimos el extracto de vainilla, la canela y las 4 cucharadas de harina de repostería y lo mezclamos todo bien y reservamos. 

Para la masa de chocolate: batimos los huevos en un bol y añadimos el azúcar. Mezclamos bien, no hace falta que blanque.

Derretimos la mantequilla y el chocolate en un bol, en el microondas con 10 segundos y movemos y así hasta que este derretido o al baño maría, y agregamos la masa anterior de la mezcla de los huevos y el azúcar. 

Tamizamos la harina de repostería junto con la levadura química y la sal, y la añadimos a la mezcla anterior. Echamos los frutos secos y mezclando con una espátula.

Vertemos la mezcla del brownie de chocolate en un molde y encima de la mezcla de chocolate agregamos la mezcla de calabaza y queso. La podemos dejar así y nos quedaran 2 capas o mezclarlo suavemente y nos quedara atrigado.


Metemos el molde en el horno precalentado a 165º y cocemos el brownie aproximadamente durante 1 hora.

Dejamos enfriar un poquito y... ¡a disfrutar!.


«¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!». Lucas 14, 16

jueves, 2 de noviembre de 2017

Pan de molde

El pan desde hace años, se ha ido separando, del pan natural para ser cada vez más artificial, claramente el "pan de gasolinera" ha triunfado. Y en el pan de molde la desnaturalización ya es máxima y total. Nunca se pone duro, no sale moho aunque tenga 5 meses, sin corteza,.. más alejado de lo que es una alimento natural y vivo, como es el pan, imposible.


Con esta receta vais a poder tener un casa un pan de molde para tostadas o sandwich, rico y natural con un mínimo de esfuerzo. Es perfecto para no iniciados, ya que no requiere mucho reposo, se prepara muy rápido y el amasado es muy sencillo, ya que la masa es bastante seca.

Solo requiere un poco de previsión, ya que tenemos que elaborar un prefermento o usar masa madre lo que prefiráis y ambas cosas debemos tenerlas listas del día anterior. En la receta os dejo como prepararlo con prefermento, pero si tenéis masa madre, solo hay que alimentarla el día de antes para tener 480 gr de masa. Si quieres aprender a preparar masa madre pinchar  aqui  y os lleva al enlace en el que se explica.

INGREDIENTES

Prefermento

300 gr de harina de trigo.
180 gr de agua.
2 gr de levadura fresca (la que viene en cubos).

Masa final

482 gr de prefermento.
525 gr de harina de trigo.
265 gr de agua.
20 gr de levadura fresca.
14 gr de sal.

ELABORACIÓN

Lo primero es elaborar el prefermento, que hay que hacerlo como mínimo la noche anterior. Si lo elaboras la noche anterior lo puedes dejar a temperatura ambiente y si lo haces con mayor tiempo de antelación es mejor que lo metas bien tapado a la nevera.


 Para preparar el prefermento, simplemente mezclamos la harina, el agua y la levadura y amasamos hasta que todo este bien mezclado en 3 o 4 minutos lo tenemos.

Para preparar la masa final, sacamos de la nevera el prefermento para que se atempere, lo partimos en trozos, añadimos la harina, el agua, la levadura y la sal y mezclamos bien en el bol. Una vez mezclado lo pasamos a la mesa de trabajo y vamos a amasar unos 10 minutos, hasta que nos quede una masa bien suave. En este caso no podemos usar los reposos en el amasado, porque con la cantidad de levadura que lleva va a empezar a crecer rápido, pero como os decía en la introducción se amasa muy fácil porque no se pega nada.

Una vez bien amasado haremos 4 bolas iguales. Con estas cantidades salen dos panes de 20 cm. las metemos en el molde engrasado y enharinado. Las tapamos bien y las dejamos fermentar durante aproximadamente 1h. Este tiempo depende mucho de la temperatura ambiente, y de la temperatura del agua. Podéis comprobar si esta listo porque además de haber crecido casi el doble, al tocar la masa con el dedo, esta no esta gomosa pero la marca que deja se recupera.

Precalentamos el horno a 225 C y horneamos durante unos 30 minutos. Si queréis que toda la corteza se dore, podéis sacarlo del molde los últimos 5 minutos y apoyado de lado que se acabe de hornear.


Y lo tenéis listo. Es fantástico para tostadas o para sandwich ya que aguanta sin romperse cualquier tipo de ingrediente por húmedo que sea.

Por favor, si lo probáis contarme que tal la experiencia.



"Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso" Lucas 23, 43

lunes, 30 de octubre de 2017

Pastel de cabracho

En casa la verdad no tengo mucho problema para que los niños tomen pescado, pero esta es una buena alternativa para ello. También es un plato clásico de las mesas navideñas españolas, y la verdad es rápido de hacer y queda riquísimo y resultón.


El clásico es con cabracho, pero se puede preparar con cualquier pescado blanco, aunque los de roca dan un sabor buenísimo. Hay una alternativa al cabracho, que es un pez muy parecido que , al menos en las pescaderías de Madrid, llaman cabra y que es muy parecido al cabracho pero con un precio mucho más contenido.

Otro detalle que para mi marca la diferencia, es la salsa de tomate, que aunque se puede preparar con una envasada, una casera lo mejora muchísimo, lo mismo que la mayonesa, como la casera nada.

Y por último, la receta es sencillísima, la única parte "un poco compleja" es desmigar el pescado para quitarle bien todas las espinas, es entretenido, pero nada más.

INGREDIENTES

800gr. de Cabracho o pescado blanco (se queda en 1/2Kg. una vez limpio).
8 huevos.
1 zanahoria.
1 puerro.
1 hoja de laurel.
1 chorro de AOVE.
1 chorro de vino blanco.
250cc de nata liquida de cocinar.
250cc de salsa de tomate.
Sal.
Pimienta.
Perejil.
Mahonesa

ELABORACIÓN

Lo primero es cocer el pescado. Yo para un cabracho de ese tamaño lo dejo 10-12 minutos, si te pasas se quedara seco, recuerda que luego se cocina el pastel al baño maría. Lo vamos a cocer en agua salada con el puerro, la zanahoria, el laurel un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un chorrito de vino blanco.

Una vez cocido lo dejamos enfriar para poder limpiarlo de espinas y de la piel y desmenuzarlo.

Batimos los huevos, añadimos la nata y la salsa de tomate, salpimentamos y añadimos el pescado. A mi me gusta dejar los trozos que se noten y no es el momento de darle un toque de batidora.

Preparamos un molde con mantequilla y harina o pan rallado, para evitar que se pegue y lo vamos a cocer al baño maría en el horno a 225ºC durante unos 60 minutos. Lo dejamos enfriar para desmoldarlo.


Tal cual esta de muerte, pero a mi, en ocasiones, como las de la foto, le pongo una capa muy suave de mahonesa y lo envuelvo con salmón ahumado.

"Toda la gente se alegraba con las maravillas que hacía." Lucas 13, 17








viernes, 13 de octubre de 2017

Albondigas en salsa teriyaki

En el blog tenéis ya dos recetas de albóndigas, las albóndigas de mi madre que sin duda son las que más preparo y estas de rape y gambas que a mi me parecen deliciosas. Hoy comparto unas que me parecen muy originales.



La salsa teriyaki, de origen japones, no deja de ser un "adobo", que nos sirve para cocinar los alimentos. Yo la uso mucho con pescado, sobre todo con salmón y con costillas al horno, y ahora esta receta que queda buenísima.

Un par de advertencia previas. Ojo con la cantidad de jengibre, al cocerlo se concentra el sabor, sube o baja la cantidad a tu gusto. Y algo parecido pasa con la soja, al reducir la sala también se concentra mucho el sabor y la sal, aquí si, respeta los tiempos de cocción si no corres el riesgo de que quede demasiado "intenso".

En cuanto a la carne, lo ideal es hacerlas con carne de caza, venado o jabalí, pero no siempre es fácil de conseguir y su precio no es el más económico, por lo que con carne de vaca quedan estupendas.

Y por último, yo esta vez las acompañe de unas judías redondas, pero quedan deliciosas con tirabeques o con guisantes frescos o con un arroz salvaje, imaginación al poder.

INGREDIENTES

200ml de salsa soja.
20gr de jengibre.
50gr de azúcar.
75ml de sake.
20ml de mirin.
600gr de carne picada (vaca, venado, jabalí,...).
30gr de miga de pan.
20gr de cebollino.
15gr de jengibre.
1 chalota.
1 cebolleta.
2 dientes de ajo.
1 vaso de leche.
1 huevo.
harina.
Pimienta.
Aceite de oliva.
Sal.
Brotes germinados de ajo.

ELABORACIÓN

Empezamos preparando la carne, para que así, mientras preparamos la salsa coja bien los sabores. Picamos finísima la chalota y la cebolleta y las pochamos con un poco de aceite.

Mezclamos la carne con el cebollino picado, la miga de pan mojada en la leche, el huevo, el jengibre y los ajos rallados y la chalota y la cebolletas pochadas. Mezclamos bien y dejamos reposar en la nevera al menos 30 min.


Preparamos la salsa mezclando la salsa de soja con los dientes de ajo rallados, el jengibre machacado, el mirin, el sake y el azúcar. Lo dejamos hervir 5 minutos, colamos y reservamos.

Formamos las albóndigas, las pasamos por harina y las doramos en aceite de oliva caliente. Una vez todas fritas las cocinamos en la salsa teriyaki durante no más de 5 minutos a fuego bajo y listo .

Solo queda presentarlas y a disfrutar.


"Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae." Lucas 11, 17